Anuncios:


¿Cómo hacer una milanesa bien hecha?

Las milanesas son una institución. Se preparan clásicas, napolitanas, y hasta se ofrece la milanesa con un toque de huevo y aceitunas.

Milanesas-al-horno

¿Cuáles son los secretos de las milanesa perfecta? tierna, con la carne y el pan que no se separan y fritas a punto.
A continuación te daremos algunos tips:

  •  Las milanesas gruesitas requieren un poco más de tiempo para freírse pero rinden más, se pueden hacer menos por invitado y son muy ricas.
  •  Es clave la elección del corte de carne. La nalga es la elegida. Se corta de un centímetro de espesor y de ahí al adobo, en una fuente que se guarda en la heladera por lo menos por una hora.
  •  El adobo indicado contiene sal, ajo, perejil y vinagre, aunque los mejores resultados se consiguen con un buen chorro de vino blanco.
  •  Luego viene el segundo secreto: aplastarlas hasta que queden de ½ cm. Hay que emplear fuerza y no limitar bronca, porque si la carne está correctamente golpeada se adhieren correctamente el huevo y el pan. Secretito número 3: polvorear la carne con pan rallado antes de arrancar con la golpiza.
  •  El rebozado contiene, por supuesto, huevo y pan, pero no se han acabado los secretos. Para que la unión sea perfecta y, de paso, ahorrar unos pesos, la mejor proporción es 100 cc de leche cada 2 huevos grandes, batidos con sal, orégano, ají molido, ajo y perejil.
  •  El pan rallado no posee secretos: hay que comprar un molido parejo. Debe mantenerse seco y limpio, tamizándolo en cuanto sea necesario.
  •  Apiladas las milanesas, hay que entablar con la fritura. Para medir la temperatura del aceite hay que esgrimir un pedacito de milanesa, que en cuanto flota y burbujea templadamente en el aceite nos da la temperatura justa. El aceite de girasol es excelente para freír, no hacen falta mezclas más caras.
  •  Por supuesto, el dorado es a gusto del consumidor. Pero vale una aclaración: retirarlas apenas doradas si se van a emplear para napolitanas o similares, es decir, si van a solicitar un paso por el horno.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*