Anuncios:


¿Cómo reconocer un buen whisky?

El whisky es una de las bebidas alcohólicas más conocida y consumidas del mundo. Se trata principalmente de un brebaje ideal para disfrutar de la sobremesa de cualquier tipo de comida. Varias personas lo consumen combinándolo con un poco de refresco, pero de todas formas es una bebida que debe ser ingerida sin combinar con otras para poder apreciar mejor las cualidades y matices que la convierten en un líquido bastante particular. Pero sin embargo, para saber cuándo un whisky es bueno, se debe tener en cuenta diversos elementos. Aquí te contaremos algunos secretos de un whisky de calidad.

Bebidas-preparadas-con-whisky

El whisky es una bebida alcohólica y, por lo cual debe oler a alcohol. De todas formas ese olor no debe eclipsar a demás aromas propios de esta bebida. Los matices que suenen a frutas o a madera deben ser sumamente perceptibles para el consumidor. De no ser así, el whisky estará en mal estado o no será de muy buena calidad. Este es uno de los rasgos más importantes, ya que el olor de un buen whisky es uno de los elementos que incitan a beberlo. Si el olor del whisky falla, el whisky no será nada apetecible.

Al momento de degustar un buen whisky, éste no puede irritar la boca ni el paladar. Libremente de su graduación alcohólica, el sabor del whisky no debe anestesiar el gusto, frenando percibir el resto de matices de la bebida. Si al momento de probar un whisky, sólo sientes el sabor del alcohol, entonces estás frente a uno malo o en mal estado. El sabor tiene que impregnar la boca de notas de frutas y recuerdos a barrica. El whisky deja notas bastante intensas en el paladar, pero nunca

El precio no tiene que ser indicativo de la calidad de un whisky. Es cierto que la mayoría de whiskys con precios altos suelen ser muy buenos, pero es una moraleja que no siempre se cumple. Los mejores whiskys son aquellos que, con total independencia del precio que posean, logran demostrar su valía y sabor a los consumidores. Por lo que, hay que tener en cuenta cuanto sale un whisky de cara a nuestros bolsillos, pero nunca tiene que servir de prejuicio ante la alta o baja calidad de una botella de whisky.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*