Saltar al contenido

Receta: Matambre arrollado con papas

Hoy te enseñaremos a hacer un delicioso matambre arrollado al horno, se puede presentar en la mesa tanto frio como caliente. Exhorto que el matambre no pese más de 2 kg, y cuando lo limpies quede 1,5 kg más o menos. Espero que les guste.

matambre1-e1370694964319

A continuacion les contamos los pasos a seguir y que precisaran.

Ingredientes: 1 matambre de 1,5 kg limpio, 2 zanahorias, 1 morrón chico, 6 mitades tomates secos hidratados, 4 huevos, 150 grs jamón cocido, 200 grs queso mozarela, Sal, provenzal, cantidad necesaria, Un rollo papel aluminio, hilo para atar, 1 Kg Papas, 1 planta lechuga, 2 tomates.

Matambre arrollado al horno con papas doradas

8_matambre

Para emprender, limpiamos el matambre, eliminamos indeseables y exceso de grasas. Luego espolvoreamos bien con un poco de provenzal, y sal. Cortamos las zanahorias y el morrón en finas tiritas, como para facilitar la cocción, pero que la presencia sea notable.

Instalamos las tiritas de zanahoria y de morrón, alternadas, los huevos en un extremo, del lado donde empezaremos a arrollar, para apoyarlos mejor, cortamos de un lado para apoyar y en las puntas así quedan pegaditos. Al otro extremo del matambre colocamos los tomates. Lo enrollamos y lo atamos en uno de los extremos y seguimos ajustando por todo el largo y cerramos en la otra punta.

Tomamos papel de aluminio, lo envolvemos bien, y a la asadera.

Lo situamos en el horno, previamente calentado, y dejamos que se haga a temperatura media, aproximadamente, 200° durante dos horas. El secreto es dejar que se cocine en su jugo, y al no estar en el agua hirviendo, no se pierden los sabores y que queda muy bueno. Mientras se cocina, vamos preparando la guarnición.

Las papas las cortamos en cubos tamaño medio, y los vamos colocando en un bol, así le colocamos un poco de aceite de oliva y mezclamos bien, las llevamos a una asadera, y a esperar que queden doraditas.

Retiramos el arrollado del horno, descubrimos, feteamos, y presentamos el plato.

Puedes preparar una ensalada de lechuga y tomate para acompañar, bien tradicional, o una de espinaca y cebolla, rúcala, radicheta, etc. Todo bien refrescante, contrasta con el resto de los sabores.