Saltar al contenido

Celiaquía: Es posible llevar una vida completamente normal

La celiaquía consiste en una enfermedad auto inmune que perturba a casi el 1% de los ciudadanos de nuestro país, una cifra que se puede calcular en más de 400.000 personas.

am_79224_4936451_24154

La diversidad de limitaciones que parecieran recluir la vida gastronómica de un celíaco, hay que tener muy en cuenta que quedan completamente fuera de la prohibición un sin fin de productos electivos. 

Todo lo que se puede consumir

dieta-sin-gluten

Por lo que, todo lo que son harinas de yuca, de arroz o mandioca, de garbanzo y demás, admiten un importante horizonte para el consumo de tartas, pastas, tortas, y demás. Se pueden elaborar magdalenas, brownies, y todos aquellos productos de pastelería más inimaginables que son exquisitos y completamente indiferenciables de los preparados con harina de trigo.

También se pueden consumir productos habituales como por ejemplo papas o arroz, algunos cada vez más acostumbrados a nuestro alcance, como por ejemplo la quinoa, y sin lugar a duda las lentejas, el arroz, los porotos, las arvejas que tampoco tienen ningún tipo de restricción.

Las hortalizas y las verduras son muy amigas de los celíacos, como además los huevos.  Quedan completamente fuera de la prohibición todo tipo de carnes; como así también las frutas son 100% libres de TACC. A su vez se pueden consumir avellanas, nueces y frutos secos. También podemos encontrar los chocolates, que elaborado en recintos cuidados, no poseen ningún tipo de restricción.

A su vez todo lo que tiene que ver con el maíz, se encuentra completamente apto para su consumo. Tanto las polentas como los almidones del mercado, nos muestran que el camino no tendría que ser tan tortuoso como realmente sospechamos, para que un celíaco pueda llegar a cumplir con una alimentación inocua para su enfermedad, diversa y a la vez sabrosa.

Existe un libre acceso a todos los lácteos, fundamentalmente leche, yogur o manteca. En cuanto a los quesos se debe tener muchísimo cuidado, ya que algunos pueden tener relación con harinas perjudiciales a la hora de fabricarlos.

También los aceites son completamente libres de gluten para ser consumidos, en todas sus formas, girasol, maní, oliva, canola y demás.

Esta rápida descripción cuenta acerca de lo posible llevar una vida completamente normal, donde se pueden comer pizzas, panes, tallarines, y todo lo aquellos que la imaginación culinaria pueda llegar a concebir.